Viviendo el Evangelio de la Vida en 2020

| Bishop Andrew Cozzens | September 24, 2020 | 0 Comments

Cuando Santa Teresa de Calcuta recibió el Premio Nobel de la Paz en 1979, mientras todos miraban para ver lo que esta santa mujer de los barrios pobres de la India diría sobre la paz, sorprendió al mundo cuando dijo: “El mayor destructor de la paz hoy es el llanto del niño inocente por nacer. Porque si una madre puede asesinar a su propio hijo en su propio vientre, ¿qué nos queda a ti ya mí para matarnos unos a otros?

Repitió la misma línea frente al presidente Bill Clinton y la primera dama Hillary Clinton en el desayuno de oración nacional en 1994. También agregó: “Cualquier país que acepta el aborto no está enseñando a su gente a amar, sino a usar la violencia para conseguir ellos quieren. Por eso el mayor destructor del amor y la paz es el aborto ”.

Bishop Andrew CozzensEste año, al celebrar el Domingo de Respeto a la Vida (4 de octubre), conmemoramos el 25 aniversario de la histórica encíclica provida de San Juan Pablo II, “Evangelium Vitae: Viviendo el Evangelio de la vida”. Curiosamente, San Juan Pablo II tiene la misma percepción que Santa Teresa de Calcuta. Dice que no puede haber “verdadera paz a menos que se defienda y promueva la vida”. Y explica por qué: “Es imposible promover el bien común sin reconocer y defender el derecho a la vida, sobre el que se fundamentan y se desarrollan todos los demás derechos inalienables de las personas. Una sociedad carece de cimientos sólidos cuando, por un lado, afirma valores como la dignidad de la persona, la justicia y la paz, pero luego, por otro lado, actúa radicalmente en sentido contrario al permitir o tolerar diversas formas de la vida humana es devaluada y violada, especialmente donde es débil o marginada. Solo el respeto por la vida puede ser la base y garantía de los bienes más preciados y esenciales de la sociedad, como la democracia y la paz ”.

Es a la luz de las voces proféticas de estos dos santos que podemos llegar a comprender el consejo de votación que los obispos estadounidenses aprobaron en noviembre pasado en su declaración sobre las próximas elecciones: “La amenaza del aborto sigue siendo nuestra principal prioridad porque ataca directamente la vida en sí mismo, porque tiene lugar dentro del santuario de la familia, y por la cantidad de vidas destruidas “.

Por supuesto, esto no significa que no haya muchas otras formas en las que estemos llamados a respetar y defender la vida. Como también dicen los obispos en su declaración: “Al mismo tiempo, no podemos descartar o ignorar otras amenazas graves a la vida y la dignidad humanas como el racismo, la crisis ambiental, la pobreza y la pena de muerte”. Si lees “Evangelium Vitae” de San Juan Pablo II, que te recomiendo encarecidamente, encontrarás esta imagen completa de lo que significa respetar la vida, que incluye condenas a la eutanasia, el racismo y la pena de muerte, así como la La preocupación de la Iglesia por los pobres, los inmigrantes y el medio ambiente. Ser provida significa que debemos trabajar contra todos estos males porque proclamamos una cultura que da la bienvenida y sostiene la dignidad inherente de cada vida humana sin importar raza, credo, sexo, necesidad especial, edad o nacionalidad. Cada vida es querida directamente por Dios desde el momento de la concepción hasta la muerte natural y desea que cada uno viva con él en la eternidad.

Y, sin embargo, los más débiles y vulnerables tienen un derecho especial a nuestra ayuda, especialmente aquellos que son demasiado jóvenes para tener una voz propia. Como dice San Juan Pablo II, “Hoy existe una gran multitud de seres humanos débiles e indefensos, en particular niños por nacer, cuyo derecho fundamental a la vida está siendo pisoteado…. Estos ataques afectan la vida humana en el momento de su mayor fragilidad, cuando carece de cualquier medio de autodefensa ”.

Este mal, al que quizás nos hemos acostumbrado demasiado porque ha sido legal durante 57 años, cobra más vidas inocentes que cualquier otro en nuestra cultura. Casi 1 millón de abortos ocurren en nuestro país cada año; eso es más de 2000 al día. (Y esto solo cuenta los abortos quirúrgicos y no los que se realizan con “anticonceptivos” químicos que a menudo también causan abortos). La actitud que trata el inestimable regalo de una vida humana como una opción para desechar continúa enseñándoles a nuestros hijos que no todos El ser humano tiene una dignidad inherente y que la violencia y la muerte pueden ser la respuesta a sus problemas. Como ha dejado claro el Papa Francisco, “Esta defensa de la vida no nacida está estrechamente vinculada a la defensa de todos y cada uno de los demás derechos humanos. Implica la convicción de que el ser humano es siempre sagrado e inviolable, en cualquier situación y en cada etapa de su desarrollo. Los seres humanos son fines en sí mismos y nunca un medio para resolver otros problemas. Una vez que esta convicción desaparece, también desaparecen bases sólidas y duraderas para la defensa de los derechos humanos, que siempre estarán sujetos a los caprichos pasajeros de los poderes fácticos”(“Evangelii gaudium”, n. 213). No acabaremos con el racismo y la violencia, no curaremos nuestra cultura de la muerte, hasta que seamos una cultura que reconozca la dignidad inherente del feto.

Entonces, ¿cómo estamos llamados católicos a proclamar este Evangelio de la vida?

Primero, siempre debemos hablar de la misericordia de Dios a aquellos que han estado directamente involucrados en el aborto. Sabemos que muchas mujeres eligen el aborto bajo presiones que limitan su culpabilidad; es por eso que patrocinamos retiros de sanación como Rachel’s Vineyard todos los años para aquellos que han sido heridos por el aborto. Ningún pecado está más allá de la misericordia de Dios, y muchas mujeres que han tenido abortos se han convertido en increíbles defensores pro-vida.

En segundo lugar, debemos trabajar para que el aborto sea innecesario. Estamos muy bendecidos de tener una red increíble de centros de embarazo en crisis en las Ciudades Gemelas. Ningún hombre o mujer necesita elegir el aborto porque ningún hijo es indeseado. Estos maravillosos centros en cada comunidad acompañarán a cualquier mujer en un embarazo en crisis y le darán los recursos para elegir la vida de su hijo, incluso ofrecer su adopción con padres amorosos si eso es lo que necesita la madre biológica.

En tercer lugar, debemos trabajar por el derecho legal a la vida de los no nacidos. Esto incluye la elección de funcionarios civiles que trabajarán para cambiar nuestras leyes con respecto al aborto e implementar otras políticas que trabajen para salvaguardar la vida y la dignidad de los no nacidos. Mientras la ley de nuestro país consagre el “derecho” a matar a un niño inocente, los derechos de nadie están a salvo. ¿Qué otro derecho importa si no existe el derecho a la vida misma?

Durante este mes de Respeto a la vida, la Iglesia apela a todos los católicos y a todos los miembros de la sociedad, como lo hizo San Juan Pablo II hace 25 años: “En el nombre de Dios: ¡Respeten, protejan, amen y sirvan la vida, cada vida humana! ¡Solo en esta dirección encontrarás justicia, desarrollo, verdadera libertad, paz y felicidad! “

Tags:

Category: Solamente Jesus