Entregarse a Dios

| Bishop Andrew Cozzens | March 26, 2020 | 0 Comments

“Nunca he visto nada como esto.” Esta declaración me pareció especialmente fuerte, ya que provenía de un hombre de unos 80 años que había vivido la lucha nacional que se apoderó de nuestro país durante la Segunda Guerra Mundial. En su mente, el cierre nacional que estamos experimentando ahora fue peor.

Todos nosotros estamos lidiando con la situación que parece empeorar cada hora a medida que nos enfrentamos a muchos y variados conjuntos de temores. ¿Conseguiré el virus? ¿Alguien a quien amo sucumbe y no podrá recuperarse? ¿Qué pasa si no puedo seguir con la vida diaria durante 30 días o más? ¡Ni siquiera puedo ir a misa! ¿Qué pasará con mis ahorros? ¿Mi cuenta de jubilación? ¿Mi trabajo? Para los pobres los temores son aún más amenazantes. ¿Podré encontrar comida para mis hijos? ¿Perderé mi lugar para vivir? ¿Qué significa esto para mi vida mi futuro? A medida que el mundo se apaga gradualmente en un intento de detener la propagación de este virus para salvar a aquellos que pueden ser vulnerables, la mayoría de nosotros experimentamos una profunda sensación de impotencia, ya que nuestra vida diaria ya no está en nuestro control. Cuando todo está fuera de control, es importante centrarse en lo que sabemos que es realmente cierto. Tal vez haya una bendición que pueda provenir de todo este dolor.

Bishop Andrew CozzensEn tiempos normales, vivimos nuestra vida cotidiana persiguiendo varios fines. Vivimos a menudo en una especie de burbuja fingiendo que podemos controlar la realidad. Las preocupaciones que ocupan nuestra vida cotidiana al buscar riqueza, placer, poder o honor a menudo nos seducen en un falso sentido de lo que es importante y lo que nos traerá seguridad. Cuando entramos en una crisis como la que enfrentamos ahora, reconocemos que la realidad que hemos construido es realmente una chapa falsa. No tenemos el control. Los acontecimientos del mundo, la vida y la muerte, están más allá de nosotros. El estallido de esta burbuja puede causarnos un gran miedo, o puede llevarnos a una realidad más profunda, a un lugar más profundo de seguridad.

De hecho, lo que vemos en los santos es una seguridad que nos asombra porque es capaz de ser pacíficos y gozosos frente a grandes pruebas e incluso a la muerte. San Pablo expresó su seguridad de esta manera: “Si vivimos, vivimos para el Señor, y si morimos, morimos ante el Señor; entonces, si vivimos o morimos, somos del Señor” (Rm 8, 14). San Pablo sabía a quién pertenecía y que tenía las llaves de la vida y la muerte. No buscó la muerte, pero no la temía, porque sabía que en todo pertenecía a quien conquistó la muerte. La Iglesia expresa esta realidad en su enseñanza señalando que como cristianos somos peregrinos en un camino. Una vida terrenal agradable no es nuestra meta, más bien se nos da para prepararnos para la vida eterna con Dios. Este es el verdadero fin para el que fuimos creados. Esta verdad profundamente sentida —que estoy destinado a la vida eterna con Dios para siempre— permite a alguien vivir la aventura de la vida terrenal en libertad y nos hace dispuestos a hacer sacrificios. Permite ver la realidad de esta vida con nuevos ojos.

¿Cómo aprendo a ver el dolor y el miedo de la situación actual a través de estos ojos de fe? Perder el control de mi vida y vivir en la inseguridad normalmente lleva al miedo e incluso puede llevar a la desesperación, pero no tiene que hacerlo. A través de la oración y el apoyo de los demás, puedo aprender a ver la situación actual de la manera en que Dios la ve. Puedo llegar a ver que Dios está conmigo en cada situación y que en cada situación está trabajando para bien, incluso a través del mal de una pandemia mundial. Para hacer esto, debo aprender a ver mi vida a la luz de Jesucristo y su redención. Debo llegar a ver que es capaz de sacar el bien incluso del mal. Debo llegar a ver que no estoy solo.

Esto nos lleva a una de las verdades centrales de nuestra fe. La verdad que Dios es capaz de sacar el bien del mal. San Pablo lo expresa de esta manera: “Sabemos que todas las cosas funcionan para bien para los que aman a Dios, que son llamados según su propósito” (Rm 8, 28). ¡Esto es una creencia radical! Pero el amor que mostramos el uno por el otro, la paz que viene en la oración, los milagros que Dios obra cuando confiamos en él, hacen realidad esta creencia. Es la verdad que contemplamos en la Cruz. La cruz era un gran mal. Cuando Dios Padre envió a su Hijo Amado al mundo, nosotros los seres humanos lo rechazamos y lo colgó para morir en una cruz. Pero Dios tomó esa cosa malvada y la convirtió en la fuente del bien.

Este es el corazón de nuestra fe: que a través del misterio de la muerte y resurrección de Cristo, no hay nada tan malo que no pueda ser tomado por Dios y convertido en un bien. Si podemos entregar nuestra vida a Dios en este momento presente, si podemos encontrar maneras de apoyarnos mutuamente a través de actos concretos de caridad, podemos descubrir que nunca estamos solos. Entonces el miedo y la inseguridad del momento presente pueden dar paso a una verdad más profunda: que Dios está con nosotros. Que nos está amando. Que él es el que tiene el control del mundo. Que siempre nos está buscando y quiere mostrarnos su amor, y si descubrimos su amor es posible que incluso la muerte se convierta en un paso más cerca de él. Descubrimos que en la vida y en la muerte pertenecemos a Dios.

Son verdades crudas, para tiempos difíciles. Pero creo que Dios está invitando al mundo a reorientar nuestra vida basada en la realidad. La verdad de que Dios es el que realmente tiene todas las cosas en sus manos, y tiene un plan para nuestra vida, muerte y eternidad Cuando permitimos que nuestra burbuja estalle, cuando nos apartamos de nuestros caminos de búsqueda de la riqueza, el placer, el poder y el honor y comenzamos a buscarlo, entonces podemos experimentar incluso en tiempos inciertos que no estamos solos y que el que nos creó nos está acercando y usando todo cosas para bien.

Tags:

Category: Solamente Jesus