Un Nuevo Año y un nuevo capítulo

| Father Charles Lachowitzer | January 12, 2017

Hace treinta y seis años, subí por primera vez los escalones a las oficinas de la cancillería de N° 226 de la avenida Summit. Fue mi primer paso hacia el sacerdocio. Me recibió un sacerdote bondadoso y santo que oró conmigo y me dirigió al N° 2260 de la avenida Summit, que queda en el otro extremo de esta calle de estilo victoriano, a la Oficina de Vocaciones del Seminario de St. Paul.

Pasaron muchos años y me encontré sirviendo como pastor en la parroquia de la Presentación de la Santísima Virgen María en Maplewood cuando la parroquia celebró su jubileo de oro en 1996. El celebrante y homilista para el día de la fiesta patronal del 21 de noviembre fue Monseñor Ambrose Hayden, entonces rector de la Catedral de Saint Paul, que había servido a la parroquia los fines de semana durante 11 años mientras era canciller del arquidiócesis.

Mientras escuchaba la hermosa homilía de Monseñor Hayden, reconocí algo en el tono de su voz. No fue hasta la temporada de Navidad que me di cuenta de cuando había escuchado esa voz por primera vez, fue cuando había caminado por la cancillería.

Inmediatamente le escribí una carta a Monseñor Hayden en la que le conté la historia de un joven que fue a la cancillería con las manos cubiertas de grasa de su automóvil averiado, no tenía cita y tenía que estar de vuelta en el estado de Washington en 72 horas. Incluso mencioné en la carta que el sacerdote me había prestado para el boleto del autobús hasta la Oficina de Vocaciones. Cerré la carta preguntándome si Ambrose era ese sacerdote.

El buen Monseñor se encontraba mal de salud, y yo no sabía si iba a responder, pero en unos pocos días recibí una carta de él. “¡USTED!” Comenzó, “He orado por ese joven durante todos estos años y nunca supe lo que le sucedió. ¡Y ahora descubro que eras tú, Charlie!

Monseñor Hayden murió en el año siguiente y en 1997, el edificio de oficinas de la cancillería en la avenida Kellogg fue nombrada en su memoria.

Hago una reflexión sobre esto como parte de la venta de nuestros edificios de la cancillería y la gran mudanza al 777 Forest St. en St. Paul, que se completará a finales de febrero. Más de 150 años de archivos se moverán primero, seguido por todo el personal. Hay una gran tristeza en nuestra partida, pero hay consuelo en el servicio de justicia necesario para los muchos sobrevivientes del abuso sexual del clero. Es la sombra que nos llevamos, ya que todavía hay mucho trabajo por hacer.

Recientemente, el personal de la Cancillería y de la Catedral se reunieron en el Hayden Hall de la Catedral para almorzar juntos y cantar algunos villancicos en preparación para la gran fiesta de Navidad. Debido a que hemos llegado a conocer el maravilloso sentido del humor del arzobispo Bernard Hebda, directores y representantes de las oficinas de la Arquidiócesis leyeron en voz alta un ingenioso y modificado poema “La Noche antes de Navidad.”

En referencia al arzobispo Hebda, la última estrofa decía:

Así que saltó del 226 y dando una ola a su personal,

todos se fueron al 777 en un instante.

Pero lo oí exclamar mientras se alejaba de la vista,

“Feliz Navidad a todos, sólo con Jesús, todo estará bien.”

En este año nuevo comienza un nuevo capítulo histórico para la arquidiócesis. Por la gracia de Dios y sus oraciones, todo estará bien.

Tags:

Category: Solamente Jesus

Comments are closed.