La perspective cambia todo

| Archbishop Bernard Hebda | January 25, 2018 | 0 Comments

Mi sobrino, Paddy, nació en el suroeste de Florida y ha pasado allí todos sus 14 años. Recientemente pasó el fin de semana conmigo en las Ciudades Gemelas, lo que me hizo darme cuenta no solo de que he envejecido, sino también del significado de la perspectiva. Lo que consideré un agradable deshielo a mediados de enero fue para él una experiencia de explosión en el Ártico. La nieve que había llegado a ver como una molestia cuando manejaba era para él una fuente de nuevo placer en las laderas de Buck Hill. La perspectiva cambia todo.

Recientemente tuve la oportunidad de celebrar la misa con las Hermanas Clarisas en Bloomington, quienes pronto partirán de su antiguo monasterio en nuestra Arquidiócesis para trasladarse a un espacio compartido con las Hermanas Franciscanas en Rochester. Esperaba encontrar algo de tristeza por parte de las Hermanas, pero no experimenté más que alegría, ya que las Hermanas explicaron su emoción de que su monasterio pronto se llenará de nueva vida y ministerio como el hogar de las Hermanas Pro Ecclesia Sancta. La perspectiva cambia todo.

En los días transcurridos desde el fallecimiento del p. Bill Baer, me sentí privilegiado de pasar un tiempo con sus amorosos feligreses de Transfiguration Parish. Claro, hay una profunda tristeza por esta sorprendente pérdida, pero un mayor sentido de gratitud por cómo el Señor los había tocado a ellos y a sus familias a través del ministerio sacerdotal generoso de su pastor. Me conmovió la descripción de sus pasión por continuar el gran trabajo que el p. Baer había comenzado. La perspectiva cambia todo.

Visité a uno de nuestros sacerdotes cuyos médicos compartieron con él recientemente que no hay nada más que puedan hacer para ayudarlo en su lucha contra el cáncer. Se ha entregado a Cristo y a esta Iglesia local con un celo ejemplar durante 60 años y sería una tentación pensar que un Dios justo y amoroso debería tratarlo mejor después de todos esos años de fiel servicio. Habla con el Padre, sin embargo, y de lo único que puede hablar es de lo bendecido que es de poder encontrarse con Jesús todos los días en la Sagrada Comunión. La perspectiva cambia todo.

En las últimas vísperas con la comunidad luterana en conmemoración del 500 aniversario de la Reforma, todos en la Catedral esa noche fueron dolorosamente conscientes de las divisiones que continúan separando a nuestras dos comunidades. Sin embargo, más de unas cuantas parejas católico-luteranas se acercaron a mí esa noche para expresarles su gratitud y alegría por el hecho de que todos pudiéramos orar juntos y hablaron del progreso que se había logrado desde el momento en que se casaron. La perspectiva cambia todo.

Como discípulos de Cristo, nuestra perspectiva tiene que ser determinada por lo que sabemos sobre la vida, la muerte y la resurrección de Jesús. El perspicaz novelista católico, Flannery O’Connor, escribió una vez que “para mí, el sentido de la vida se centra en nuestra redención por Cristo y lo que veo en el mundo que veo en su relación con eso”. Nuestros desafíos, nuestros triunfos, nuestra todas las perplejidades deben verse en relación con el Evangelio, con la buena nueva de que la vida humana “ha sido encontrada por Dios, por la cual vale la pena morir”.

Los cristianos no están llamados a ser Pollyannas o mirar sin crítica al mundo a través de lentes de color rosa; pero el Papa Francisco nos recuerda que estamos llamados a resistir la tentación del derrotismo “que nos convierte en pesimistas quejumbrosos y desilusionados”. Necesitamos ser discípulos que aporten cierta confianza a los desafíos que se nos presentan. Como escribió el Papa Francisco, “si comenzamos sin confianza, ya hemos perdido la mitad de la batalla y enterramos nuestros talentos”. Si bien dolorosamente conscientes de nuestras propias flaquezas, tenemos que marchar sin ceder, teniendo en cuenta lo que el Señor le dijo a San Pablo: “Mi gracia es suficiente para ti, porque mi poder se perfecciona en la debilidad”.

Si bien puede parecer que nuestra Arquidiócesis, nuestras parroquias, nuestras escuelas y nuestra sociedad en general pasan de un desafío serio a un desafío serio, debemos confiar en que estos también son todos momentos para que el poder del Señor se perfeccione. Acerquémonos a Cristo para que podamos vernos a nosotros mismos y al mundo a través de sus ojos, de modo que podamos mirar el mundo desde su punto de vista, para que podamos conocer su amor y reconocer la victoria que ya ha ganado para nosotros. . En medio del estancamiento del solsticio de invierno, la perspectiva puede cambiar todo.

Tags:

Category: Solamente Jesus