Curando a un pueblo herido

| Archbishop Bernard Hebda | June 11, 2020 | 0 Comments

El zumbido de los helicópteros proporcionó un fondo evocador a nuestra recitada Letanía de los Santos en la ordenación del sacerdocio de la semana pasada en la Catedral de San Pablo, recordándome el fuerte viento que llenó la Sala Superior en el primer Pentecostés.

Esos helicópteros y la ausencia de canto congregacional, así como una catedral poblada por grupos de fieles sentados a tres filas uno del otro, todos subrayaron que estos son días diferentes. Y sin embargo, hubo algo tranquilizador y familiar cuando siete hombres se presentaron para la ordenación, después de haber escuchado el llamado del Señor a servir como sus sacerdotes. Como se pusieron mascarillas para distribuir la Sagrada Comunión a sus familias, no pude evitar pensar que eran los nuevos médicos que el Señor estaba levantando para el hospital de campaña que es nuestra Iglesia. Para mí, fueron una poderosa afirmación del gran amor del Señor por esta Arquidiócesis.

Archbishop Bernard Hebda

Archbishop Bernard Hebda

Había estado en la catedral apenas doce horas antes. El alcalde Carter había convocado a líderes religiosos el viernes por la tarde y nos pidió que dirigiéramos a nuestras comunidades en oración en la primera hora del toque de queda de San Pablo. El obispo Cozzens y yo decidimos hacer eso antes del Santísimo Sacramento en el silencio de la Catedral, donde nos unimos en Facebook los fieles que respondieron al llamado a las oraciones. Mientras rezábamos los misterios dolorosos, mis ojos fueron atraídos repetidamente hacia la pintura al óleo que cuelga en el lado derecho del santuario y representa a María acunando el cuerpo sin vida de Jesús. Si bien generalmente se pierde en el esplendor de la Catedral, esa noche sentí una cercanía única con la Madre Dolorosa, al sentir su dolor mientras acunaba a la Iglesia, el cuerpo místico de Cristo, herido no solo por una pandemia sino también por la indiferencia hacia vida que caracterizó la muerte de George Floyd y por los signos demasiado dolorosos de que nuestras comunidades han dado un hogar al racismo, la violencia y el odio.

Más temprano esa noche, el obispo Cozzens y yo habíamos sido bendecidos de estar en la parroquia St. Peter Claver para un momento de oración en vivo dirigido por el pastor, el Padre. Erich Rutten. El p. Rutten alzó a sus feligreses y su comunidad al Señor, quien nos recordó que acudiéramos a él cada vez que estamos agobiados. Con un emotivo “Guíame, Guíame”, la cantor Rita Commodore, nos hizo apuntar a todos en la dirección correcta: “Llévame a través de la oscuridad tu rostro para ver, guíame, oh Señor, guíame …”

Durante más de 125 años, la parroquia de San Pedro Claver ha sido un faro para aquellos que desean ver el rostro de Cristo, y para aquellos de nosotros a quienes debemos recordar que busquemos su rostro en los de nuestros vecinos, independientemente del color de la piel o del país de origen. El arzobispo Irlanda se adelantó a su tiempo para establecer la parroquia. Asimismo, dio la bienvenida a nuestro seminario a un joven negro del Caribe, Stephen Louis Theobald, en un momento en que era casi imposible tener un sacerdote diocesano afroamericano. Después de la ordenación, el p. Theobald continuaría liderando St. Peter Claver durante 22 años.

Es doloroso para mí escuchar hoy de católicos negros sobre sus continuas experiencias de racismo en la Iglesia y en nuestra comunidad. Entiendo que voces como la suya llevaron al arzobispo Flynn en 2003 a escribir “A imagen de Dios: Carta pastoral sobre el racismo”. Todavía está en el sitio web arquidiocesano porque es tan relevante hoy como cuando se escribió. Alentaré a todos nuestros pastores a ofrecer oportunidades para estudiar esa declaración profética, junto con la carta pastoral de los obispos de los Estados Unidos de 2019, “Abre tus corazones”. Veo eso como un paso esencial mientras continuamos nuestros preparativos para nuestro Sínodo Arquidiocesano.

Sin embargo, necesitamos pasar del estudio a la acción. Como dijo recientemente el Papa Francisco, “no podemos tolerar ni hacer la vista gorda ante el racismo y la exclusión de ninguna forma y, sin embargo, pretender defender lo sagrado de toda vida humana”. En una conversación telefónica con el presidente de la USCCB el 3 de junio, el Papa Francisco transmitió al Arzobispo Gómez que estaba orando particularmente por nuestra Iglesia local. ¡Imagina eso! Estoy seguro de que, fortalecidos por las oraciones del Santo Padre, aquellos que se reunirán en nuestras parroquias para explorar este pecado de racismo podrán recomendar pasos concretos para abordar ese pecado y contribuir a sanar la herida que se ha puesto al descubierto en las últimas semanas.

Les pido sus oraciones por nuestros nuevos sacerdotes, por el éxito de nuestros esfuerzos parroquiales y por el alcance a largo plazo que la Iniciativa de Escuelas de Misión de Drexel va a emprender. Llamada así por St. Katherine Drexel, una de nuestras primeras santas estadounidenses y una gran defensora de la justicia racial a través de la educación, la iniciativa es uno de los frutos del proyecto Road Map for Catholic Education. En particular, está destinado a centrar el apoyo a las escuelas primarias que prestan servicios a algunas de nuestras comunidades con mayor diversidad económica y dificultades económicas. En las próximas semanas escuchará mucho más sobre las Escuelas de la Misión Drexel. Por favor, sepa cuán agradecido estoy por sus oraciones.

Tags:

Category: Solamente Jesus