A través de la intercesión de San Juan Vianney, oren por los sacerdotes

| Archbishop Bernard Hebda | August 13, 2015
Archbishop Bernard Hebda

Archbishop Bernard Hebda

Una de las bendiciones de mi tiempo aquí en la Arquidiócesis es estar trabajando enfrente de la Catedral de San Pablo. La vista desde la ventana de mi oficina, me indica diariamente y me sirve como testimonio; no sólo al genio del [arquitecto Louis Emmanuel] Masqueray y la visión del Arzobispo John Ireland, sino también la vitalidad y la resistencia de la Arquidiócesis.

En medio de la grandiosidad de la Catedral, la característica que más me llama la atención, es la ventana de San Juan Vianney. Es sencilla y está escondida entre las sombras, de alguna manera, apropiada, para el humilde cura de Ars, Francia, cuyo servicio como simple párroco ha inspirado a los fieles por más de 150 años. Es un modelo para muchos de nosotros porque era tan humano. Él luchó con su trabajo escolar, nunca apareció en la portada de GQ y se relacionaba torpemente con sus compañeros.

De hecho, el obispo Matthias Loras, cuyo territorio como obispo de Dubuque incluía  St. Paul, tiene la desafortunada distinción de ser recordado como compañero de clase intelectualmente superior a Vianney. A pesar de las debilidades de San Juan Vianney, pocos disputarían que el impacto que tuvo se extendió mucho más allá de su parroquia de Ars, en Francia. No nos sorprende que haya sido nombrado patrono de los párrocos o que el seminario menor Arquidiocesano lleve su nombre.

Fue en su día festivo de este año, 4 de agosto, que la Arquidiócesis tuvo la primera oportunidad que pasar a través de más de 400 reclamos de abuso del clero que habían sido presentados a la corte de bancarrota antes del cierre de actividades el 3 de agosto.

Mientras que los reclamos se extienden por un período de más de 75 años e implican sólo una fracción de los sacerdotes que han servido aquí en ese período de tiempo, sin embargo, son un doloroso recordatorio del daño que puede ser causado por los sacerdotes cuando perdemos nuestro enfoque en Cristo, cuando caemos lejos el hábito de la oración, y cuando abusamos de nuestras posiciones de confianza.

Me encontré una vez más mirando a la ventana del cura San Juan Vianney, rezando por los demandantes, así como por los sacerdotes acusados de estos daños y pidiendo su intercesión para traer sanidad y paz a sus vidas.

Así recordé los muchos sacerdotes de esta Arquidiócesis que han servido y continúan sirviendo — tan desinteresadamente y sin descanso como instrumentos de la gracia de Dios, de los sacerdotes jubilados en la residencia de Byrne (en el campus del Seminario) a los sacerdotes más jóvenes, lleno de potencial y entusiasmo, que encontré en el Día de la familia Latina. Incluso en este momento difícil en la historia, colectivamente irradian la alegría del Evangelio y son una fuente de esperanza e inspiración para mí y para tantos otros.

Dado su potencial impacto sobre la vida de esta iglesia local, por favor únase conmigo en oración por nuestros sacerdotes y nuestros futuros sacerdotes, que imitando a San Juan Vianney, puedan siempre perseverar en sus compromisos, crecer en la santidad y que nos lleven al encuentro profundo con el amor y la misericordia de Cristo.

Tags:

Category: Solamente Jesus

Comments are closed.