Su aportación es vital para revisitar el plan estratégico

| November 6, 2014

NienstedtBlMi viaje a nuestra hermana Diócesis de Kitui en Kenya, paradójicamente, me dio nuevos conocimientos sobre nuestra misión aquí como una Iglesia local.

Cuando le pregunté al enérgico Obispo Muheria cuáles eran sus objetivos principales y áreas de interés para su propia diócesis, rápidamente contestó: 1) La atención a las personas con necesidades especiales (los marginados física y mentalmente); 2) La celebración reverente y devota de la Sagrada Liturgia; y 3) La creación de trabajo en equipo (Solidaridad) a través de su Iglesia local. Su clara visión de lo que se debería de hacer me recordó de los deseos que escuché hace siete años, cuando llegué como coadjutor: 1) el Plan Estratégico para las parroquias y las escuelas; 2) un programa para la Nueva Evangelización; y 3) una mejor atención a los jóvenes y jóvenes adultos. Yo creo, siete años más tarde, que hemos avanzado en estos tres enfoques: 1) el Plan Estratégico 2010 de cinco años para las parroquias y el programa de Alcance Superior para las escuelas Católicas reúnen el primer objetivo importante; 2) Redescubre: Iniciativa que ha respondido con éxito a la segunda; y 3) la Jornada Arquidiocesana de la Juventud, la Conferencia anual de Hombres y Redescubre: Reunión para jóvenes adultos a participar más plenamente su fe católica.

Por lo tanto, a mi regreso de Kitui, me encontré con deseos de renovar esas metas originales, pero también continuar el alcance de la Iglesia local a las víctimas/sobrevivientes de abuso sexual clerical.

Hace casi cinco años, cuando lanzamos el Plan Estratégico para las parroquias, estábamos respondiendo a los cambios demográficos, una disminución en el número de sacerdotes que podían dirigir las parroquias y una infraestructura de envejecimiento. Sabíamos en ese momento, sobre todo porque era la primera iniciativa de planificación estratégica en toda la Arquidiócesis desde la Segunda Guerra Mundial, que tendríamos que revisar nuestros planes de nuevo para asegurarnos de que estábamos en el camino correcto.

Creo que ha llegado el tiempo para hacer esto ahora. De hecho, estoy convencido de que debemos revisar nuestros planes estratégicos cada cinco años para hacer los cambios necesarios para mantenernos en el camino hacia un futuro sólido. Por esta razón, le pedí al Obispo Auxiliar Lee Piché identificar a los líderes de este grupo de trabajo. Él ha nombrado al Padre Juan Bauer y la Doctora Marilou Eldred, quienes ahora han convocado un grupo de trabajo de parroquia y otros líderes Católicos locales para revisar las excelentes propuestas presentadas por cada decanato para el plan 2010 para determinar qué tipo de trabajo queda por hacer y descubrir qué otras medidas se deben tomar en un futuro próximo.

Su aportación es vital para este proceso de planificación estratégico, así que pido por favor de hablar con su pastor acerca de sus ideas con respecto a su comunidad parroquial, su relación con las parroquias vecinas, así como el panorama general para toda la región de las comunidades parroquiales.

Al igual que se le pide a su parroquia que esté operando en un plan estratégico actualizado para garantizar que funcione dentro del presupuesto, mientras que se están manteniendo los ministerios esenciales, toda nuestra Iglesia local debe mirar las diferentes maneras en que se pueda trabajar  juntos con mayor eficiencia a vivir nuestra misión de hacer el nombre de Jesucristo conocido y amado.

Como señalé al comienzo de la última iniciativa de planificación estratégica, mientras que los tiempos pueden cambiar, “Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre” (Hebreos 13: 8).

Todos debemos poner nuestra confianza en Jesús, pidiéndole a Él discernimiento con fervor para nuestras preguntas y preocupaciones; y ofreciéndole nuestros triunfos y tribulaciones. Trabajando juntos, con Cristo como nuestra guía, podemos asegurar un futuro brillante para toda nuestra Iglesia local en esta generación y las generaciones por venir. Estoy muy agradecido a todos los que estarán involucrados en este proceso. Estoy seguro de que seremos capaces de construir sobre el exitoso trabajo que ya se ha logrado.

Sé que estos son días difíciles para nosotros como Iglesia local, pero eso no nos puede distraer de la misión crítica de prever la planificación y orar por el futuro, un futuro que esperamos sea más brillante y mejor de lo que siquiera podemos imaginar.

¡Que Dios los bendiga!

Category: Solamente Jesus

Comments are closed.