¿Quien paga?

| Father Charles Lachowitzer | July 12, 2018 | 0 Comments

Ha habido mucha discusión sobre el acuerdo alcanzado en la reorganización de la Arquidiócesis de St. Paul y Minneapolis como una entidad corporativa. Como católicos, sabemos que la “arquidiócesis” es una realidad mucho mayor que las definiciones de la ley civil. Sin embargo, en todos los niveles de la Iglesia, existe la pregunta: “¿Quién paga?”

Father Charles Lachowitzer

Father Charles Lachowitzer

Hay muchos detalles en el acuerdo que identifican diferentes fuentes de la cantidad total de dólares. El proceso legal bajo las leyes federales que rigen un procedimiento de bancarrota es altamente complejo y lineal. En resumen, no está completamente terminado y, hasta que lo haya, todavía hay muchas preguntas que piden respuestas futuras.

Algunos responden la pregunta, “¿Quién paga?” Con un dedo de culpa que es una reacción comprensible. El enojo está justificado, y es una reacción relativamente común querer culpar a alguien, y que quien sea el culpable debe pagar.

La verdad más profunda es que cuando hay suficiente culpa como para cubrir todos los aspectos de la Iglesia y la sociedad, hay un mal sistémico mayor de lo que cualquier persona podría haber sabido o imaginado. Esto no es excusa de la responsabilidad individual de los sacerdotes que han participado en una conducta abusiva. Han sido removidos del ministerio activo y reportados a las autoridades. Esto tampoco es para excusar a los líderes que deben rendir cuentas. La retrospectiva puede señalar errores, fallas y lecciones aprendidas de la manera difícil. Sin embargo, nos ha llegado en este día y tiempo el saber cuán dolorosamente hemos llegado a tener una conciencia abierta de uno de los males más trágicos en las sociedades de todo el mundo.

Para muchos de nosotros que tenemos conciencia de la necesidad crítica de escuchar las historias de las víctimas de abuso sexual infantil por miembros del clero, también cae la carga y la responsabilidad de hacer algo al respecto y ser parte de la solución. No, no somos nosotros los culpables. Sí, somos nosotros los que podemos trabajar para la restitución, la reconciliación y mucha curación.

A través de las historias difíciles de víctimas y sobrevivientes y su disposición a ayudar a la Iglesia a reformar sus procesos y comprometer recursos para la seguridad de los niños, ya no podemos ser ciegos, sordos y sin voz. Hemos visto a los sobrevivientes y escuchamos sus historias. Debemos ser voces en su nombre, y sabemos que tenemos un largo camino por delante, más allá de la bancarrota, para continuar nuestro trabajo con la comunidad de sobrevivientes. También hay muchos enfermos silenciosos de quienes nunca sabremos ni sabremos nada. Ellos también están escuchando nuestras voces. Todos tenemos un papel en los esfuerzos continuos para ser instrumentos de curación y guardianes de la seguridad para todos nuestros niños.

Cuando hay un tsunami en la naturaleza, está la devastación de la vida y la propiedad. La culpa y la ira son inútiles. Las personas cercanas y lejanas se preparan para reconstruir vidas, hogares y comunidades.

Luego están los tsunamis de la naturaleza humana. Las olas de escándalo devastan vidas y destruyen la confianza. Las secuelas no producen tan fácilmente la movilización de agencias y voluntarios para reconstruir y restaurar. Eventualmente, sin embargo, solo la culpa y la ira son inútiles. Es un claro ejemplo del significado de “anacrónico” para tomar conciencia de hoy y culpar a la ceguera del pasado. En algún momento, debemos aprender del pasado, ir más allá de la ira y la culpa y, cada uno a su manera, ayudar a reconstruir vidas y restaurar la confianza.

El sacrificio de un amor más grande frente al gran mal recibe su significado y propósito en la cruz de Jesucristo. Jesús, inocente y sin culpa, pagó por todos los pecados de todos los tiempos. Por nuestro bautismo, entramos en la muerte de Cristo para elevarnos con él a la novedad de la vida. Por nuestra participación en la misión de la Iglesia para llevar el Evangelio de Jesucristo a cada tierra y cada vida, somos una luz en cada oscuridad y un signo de esperanza en todas las circunstancias. Todos sabemos lo que es confrontar los poderes del pecado con el mayor poder de la misericordia y el perdón de Cristo. Somos llamados como discípulos de Jesucristo a seguir sus enseñanzas e imitar su vida.

Desde este punto de vista, cuando se formula la pregunta, “¿Quién paga?” la respuesta es simple: todos lo hacemos.

Tags:

Category: Solamente Jesus