Para convertirse en mejores oyentes

| Archbishop Bernard Hebda | January 30, 2020 | 0 Comments

En el contexto de nuestros eventos previos sínodo oración y la escucha de los últimos cuatro meses, he hablado con frecuencia de la “Iglesia de escucha”, basándome a menudo en observaciones que el Papa Francisco ha hecho sobre ese tema y en un documento de 2018 del International Theological Comisión, “Sinodalidad en la Vida y Misión de la Iglesia,” que fue publicada después de recibir una revisión favorable del Papa Francisco. He encontrado que las ideas del Santo Padre son particularmente ricas en esta área, y he recopilado páginas de citas de él, ya que ha abordado el tema desde una variedad de ángulos. Dicho esto, nada me ha sido tan útil para entender la esencia de la Iglesia de escucha como lo fue nuestra visita ad limina con él el 13 de enero.

La comportamiento del Santo Padre en esa ocasión ilustró el sentido de acogida y respeto que nos anima a tener mientras nos sentamos a escuchar a los demás. A mis hermanos obispos y a mí se nos había dicho que a los obispos se les permitía llevar consigo el encuentro con el Santo Padre un seminarista o dos de la diócesis que estudiaban en Roma, así como el sacerdote que los había acompañado de los Estados Unidos (generalmente un Vicario General o Secretario). El obispo Cozzens y yo estábamos en un aprieto, sin embargo, en que la Arquidiócesis no sólo tiene un sacerdote en estudios de doctorado en Roma (Fr. Evan Koop) sino también cinco seminaristas que estudian en el Colegio Norteamericano y dos seminaristas universitarios que estudian en el Angelicum como parte de Semestre del Seminario san Juan Vianney en el extranjero. Además de eso, cinco de nuestros diáconos de transición en el Seminario de San Pablo estaban en Roma para un curso de J-Term, junto con dos diáconos adicionales de la comunidad Pro Ecclesia Sancta a quienes yo había ordenado el pasado mes de mayo. ¿Cómo decidiríamos a quién traer y a quién excluir? Más allá de lo que imaginé, el Santo Padre amablemente se tomó el tiempo para conocer a los 15, así como a nuestro Vicario General, el P. Charles Lachowitzer. Estaba agradecido de que el Papa Francisco no los hubiera rechazado ni me hubiera avergonzado por ser un flagrante rompedes de reglas, sino que evaluara pastoralmente la situación y facilitara generosamente un encuentro poderoso con el Vicario de Cristo que será recordado por toda una vida .

Archbishop Bernard Hebda

Archbishop Bernard Hebda

Una vez que los seminaristas habían partido para regresar a la escuela, se invitó a los once obispos de nuestra Provincia a sentarse a un corazón a corazón con el Papa. Poniéndonos a gusto y modelando para nosotros a la Iglesia de escucha, nos animó a decir lo que pensamos y nos habló desde el corazón, de una manera que siempre respondía a los problemas que planteamos y que reflejaba que estábamos siendo escuchados y comprendidos. Durante dos horas, parecía que teníamos la atención completa del Sucesor de Pedro, a pesar de las muchas preocupaciones y responsabilidades que caen sobre sus hombros como no sólo obispo de Roma (una diócesis tres veces más grande que nuestra arquidiócesis) sino también pastor de la Iglesia Universal, con 1.200 millones de “ovejas” católicas. Sin echar un vistazo a su reloj o teléfono celular, hubo un calidez que sugirió que fuimos valorados como hermanos y compañeros de trabajo en la viña.

Habló con una clase de obispos recién ordenados desde septiembre pasado, el Papa Francisco los desafió a ellos, y a todos los obispos, a convertirse en “apóstoles de la escucha”. Después de nuestro encuentro con él, ciertamente parece que no sólo practica lo que predica, sino que establece el listón increíblemente alto.

Si bien el fondo de las conversaciones con el Papa generalmente no debe ser compartida, indicó explícitamente que seríamos libres de transmitir sus oraciones y expresiones de apoyo a aquellos que han sido perjudicados en la Iglesia. Estaba claro que se reúne regularmente con sobrevivientes de abuso y reconoce que tenemos mucho que aprender de ellos.

Eso fue muy evidente para mí también el pasado jueves 23 de enero, mientras escuchaba al panel de sobrevivientes de nuestra Arquidiócesis que habló en la Conferencia sobre Justicia Restaurativa que fue copatrocinada por la Fiscalía del Condado de Ramsey y la Arquidiócesis. Me sentí particularmente bendecido porque los valientes hombres y mujeres que compartieron sus ideas sobre ese panel han sido valorados colaboradores para ayudar a la Arquidiócesis a crear entornos aún más seguros y a mejorar nuestro alcance a aquellos que habían sido dañados.

La conferencia concluyó con una breve experiencia del “proceso del círculo” que a menudo se asocia con la Justicia Restaurativa, brillantemente guiada por la Prof. Janine Geske, una jueza jubilada de la Corte Suprema de Wisconsin. No pude dejar de pensar que el proceso tiene por objeto promover el mismo tipo de escucha profunda que el Papa Francisco nos desafía a abrazary modelar para mí en nuestra visita ad limina.

Por favor, únanse a mí en la oración en este nuevo año para que todos podamos llegar a ser mejores oyentes. Cantamos esto en cada uno de nuestros eventos de Oración y Escucha, “Ven Espíritu Santo, haz nuestros oídos para escuchar…”

Tags: ,

Category: Solamente Jesus