Los números hablan: un gran potencial para las vocaciones religiosas

| September 11, 2014 | 0 Comments

NienstedtBlEsta Arquidiócesis ha sido muy bendecida con el número de vocaciones sacerdotales que hemos tenido en los últimos tiempos. El año pasado, tuve el privilegio de ordenar diez nuevos sacerdotes, este año seis, y si Dios quiere, siete nuevos sacerdotes para el próximo año. No sé cuántas diócesis o arquidiócesis tienen tal orgullo.  También iniciamos este año académico con 62 seminaristas estudiando para la Arquidiócesis, ¡12 de los cuales están entrando en el primer año de universidad! ¡Dios ha sido realmente bueno con nosotros!

En una reciente encuesta nacional realizada  por el Centro para la Investigación Aplicada (CARA), se reveló que en realidad debería haber escasez de católicos que están considerando seriamente la vocación religiosa.

En una encuesta nacional católica a los católicos que nunca se han casado, de 14 años o mayores, CARA les pregunto si alguna vez habían considerado convertirse en un sacerdote católico, un hermano o hermana. Entre los varones, 13% reportaron que si han considerado  convertirse en sacerdote o hermano. La respuesta entre las mujeres fue similar con un 10%.  De éstos, el 4% de los hombres y las mujeres “de alguna manera han considerado” convertirse en sacerdote, hermano o hermana y otro 3% de los hombres y el 2% de las mujeres dijeron que habían “considerado seriamente” una vida así. Aunque este porcentaje puede parecer pequeño a primera vista, el número real de individuos representados es bastante grande, especialmente en comparación con el número actual de sacerdotes, hermanos y hermanas religiosos.

Por ejemplo, hay cerca de 43,000 sacerdotes y hermanos religiosos en los EE.UU. hoy en día, pero hay 350,000 hombres católicos nunca casados que han considerado seriamente ser sacerdote o hermano religioso. De esa cifra, sólo 1,000 hombres entran en la vida del seminario o religioso cada año, que es sólo una fracción del número total de hombres católicos que consideran seriamente el sacerdocio o la vida religiosa.

De las 250,000 mujeres católicas que nunca se han casado y que han dado considerado seriamente a convertirse en una hermana religiosa, aproximadamente 200 entran a un instituto religioso cada año, que a su vez es sólo una fracción de 1% de las que dicen que están Esta investigación nos dice que hay un gran potencial aquí para un aumento dramático en el número de candidatos que entran en seminarios y noviciados. Tal vez todo lo que necesitan es que se les pida o que se les haga la sugerencia con el fin de que actúen en su impulso.

En una encuesta del 2012 de  seminaristas y sacerdotes recién ordenados, CARA aprendió que amigos de la universidad y profesores que eran sacerdotes, hermanas o hermanos tuvieron una mayor influencia sobre el discernimiento de un individuo. Los ministerios universitarios, tanto católicos y  no católicos, también fueron de influencia significativa.

Además, una encuesta de CARA en el 2013 indicó que los hombres y las mujeres católicas que trabajan como voluntarios después de la universidad con un grupo de servicio, como el Cuerpo de Voluntarios Jesuitas, Misioneros Maryknoll  Laicos o voluntarios Lasallian, tienen más probabilidades de experimentar un entorno favorable para la consideración de la vocación religiosa. Cuando se les preguntó si habían considerado tal llamado, el 37% de alumnos voluntarios de estos grupos de servicios respondió afirmativamente. Por lo tanto, la investigación sugiere que el voluntariado de un año de servicio religioso, a menudo puede ser el siguiente paso en el proceso de discernimiento de un adulto joven.

Yo encuentro estos datos emocionantes y desafiantes a la vez. La emoción se deriva del hecho de que hay mucho potencial aquí para futuras vocaciones religiosas. Sabemos que Dios no deja de ofrecer las vocaciones necesarias para la Iglesia. Al mismo tiempo, el desafío consiste en que tenemos que hacer el propósito de alentar a los jóvenes a considerar la vocación religiosa.

Esta es la responsabilidad de todos en la comunidad de la Iglesia: obispo y pastor, religiosos consagrados, padres, tías, tíos y vecinos. Tenemos que buscar las señales y luego actuar cuando estas aparezcan. De hecho, no debemos fallar en nuestra oración, también, pedir al Señor de la mies que envíe obreros a su viña.

¡Que Dios los Bendiga!

Category: Solamente Jesus