El viaje a Camboya y Laos demuestra ser ‘espiritualmente fructífero’

| Archbishop Bernard Hebda | July 25, 2019 | 0 Comments

Recientemente viajé con un pequeño grupo de nuestra Arquidiócesis a Camboya y Laos para aprender más sobre el trabajo de los Servicios de Socorro Católicos (CRS). Fue mi primera experiencia en Asia y mi primer viaje de CRS desde que fui elegido para la junta de CRS por mis hermanos obispos.

CRS fue formado por los obispos de los Estados Unidos hace 75 años para llevar a cabo su compromiso compartido de ayudar a los pobres y vulnerables en el extranjero. Muchos de nosotros podemos estar familiarizados con CRS del popular programa cuaresmal, Operación Ricebowl, o de su trabajo de alto perfil en el suministro de socorro en caso de desastre en nombre de la Iglesia (algunos ejemplos bien conocidos serían sus esfuerzos en Haití después de los terremotos o en el Filipinas después del ciclón tropical Haiyan). También participan en proyectos a largo plazo en todo el mundo, siempre actuando en colaboración con la Iglesia Católica local.

Archbishop Bernard Hebda

Archbishop Bernard Hebda

En Camboya y Laos, CRS está realizando un trabajo fenomenal en las esferas de la educación, la nutrición y la salud. Mientras que nuestra visita se basa en tres ciudades (Phnom Penh, Savanakket y Vientiane), aprendimos de primera mano sobre proyectos en todos esos países. Estaba particularmente interesado en su trabajo ayudando a las escuelas rurales a integrar a los niños con discapacidad; su trabajo para defender la santidad y la dignidad de toda la vida humana fue inspirador. Incluso los no cristianos del personal parecían ser expertos en articular y modelar los principios de nuestra enseñanza social católica.

Si bien el viaje fue principalmente educativo, también fue espiritualmente fructífero. Sigue propuzándose una profunda reflexión sobre el costo del discipulado y la llamada a la dependencia radical de Jesús. Me sorprendió el compromiso y la generosidad de los equipos de CRS, que claramente sirven con gran sacrificio personal, sin acceso a los recursos sanitarios y educativos que damos por sentado aquí en Minnesota, ahora criando familias a mitad del mundo de la lugares más cómodos que una vez llamaron hogar.

El viaje también me animó a profundizar en mi aprecio por la solidaridad, un concepto que estaba cerca y era querido en el corazón del Papa Juan Pablo II. Nuestro grupo tuvo la oportunidad de reunirse informalmente con el obispo de Savanakket. Mientras que para algunos en Laos, CRS puede ser sólo otra agencia no gubernamental, para el obispo parecía ser una expresión concreta e importante de solidaridad entre los católicos en los Estados Unidos y los miembros de la Iglesia a la que sirve. No creo que me soltara el codo todo el tiempo que hablamos, hermano a hermano. He estado rezando por él y su rebaño todos los días desde que regresé a Minnesota.

Estaba particularmente agradecido por la oportunidad de aprender más sobre la historia reciente de ambos países y de obtener información sobre las formas en que esa historia sigue teniendo efectos de ondulación que se extienden desde el sudeste asiático hasta las Ciudades Gemelas. Ambos países se vieron profundamente afectados por el conflicto militar en Vietnam y sus consecuencias regionales. Nuestra visita al centro de visitantes de COPE en Vientiane, por ejemplo, puso de relieve el impacto continuo de los artefactos explosivos sin detonar en la vida en la zona rural de Laos. Fue inspirador escuchar el trabajo que se está haciendo para librar a las comunidades de esa amenaza y para ayudar a aquellos que han sufrido como resultado de la detonación involuntaria de estos dispositivos.

Del mismo grave, fue nuestra visita al Museo del Genocidio en Phnom Penh, una vez un centro de detención operado por el régimen de los Jemeres Rojos. Es difícil creer que las atrocidades documentadas en esa instalación pudieran haber ocurrido en mi vida.

Mientras que la comunidad camboyana en nuestra Arquidiócesis es relativamente pequeña (hay alrededor de 8.000 refugiados que han hecho su hogar en Minnesota), hay 10 veces ese número que han venido de Laos, la mayoría de ellos Hmong. Como resultado del viaje, creo que ahora tengo una apreciación un poco mejor de los factores que pueden haberlos llevado a venir a media savuelta del mundo en busca de una nueva vida.

En su mensaje para la Jornada Mundial de los Migrantes y Refugiados de este año (29 de septiembre de 2019), el Papa Francisco señala que “la presencia de migrantes y refugiados – y de personas vulnerables en general – es una invitación a recuperar algunas de esas dimensiones esenciales de nuestro existencia cristiano y nuestra humanidad que corren el riesgo de ser pasadas por alto en una sociedad próspera. Nos recuerda que “abrirnos a los demás no conduce al empobrecimiento, sino al enriquecimiento, porque nos permite ser más humanos: reconocernos como participantes en una mayor colectividad y entender nuestra vida como un don para los demás; para ver como el objetivo, no como nuestros propios intereses, sino más bien de la humanidad”.

Mientras conduzco a la oficina todos los días, recuerdo la larga tradición de Minnesota de acoger a refugiados e inmigrantes, ya sean de Escandinavia, Irlanda, Africa, América Latina o Asia. Por favor, únanse a mí para orar para que nuestros hermanos y hermanas inmigrantes continúen invocando de nosotros solidaridad, nos ayuden a ser más humanos y nos lleven a ver nuestra vidas más claramente como un regalo para los demás.

Tags:

Category: Solamente Jesus