El Papa modela paz y unión durante su viaje a Turquía

| January 15, 2015

Mientras que la mayoría de nosotros estábamos calentando la comida el día después de Acción de Gracias, el Papa Francisco estaba en camino a Turquía para una de las visitas apostólicas más significativas de su pontificado hasta la fecha. El objetivo de la visita era doble: 1) para abogar por la paz en la zona que se ha estado con la guerra y la violencia; 2) para renovar su búsqueda de la unidad de la Iglesia con el Patriarca Ortodoxo Griego Bartolomé.

Reuniéndose con las autoridades civiles en el Palacio Presidencial en Ankara, el Santo Padre recordó la importancia que tiene su tierra para los cristianos, ya que fue el lugar de nacimiento de San Pablo, el sitio fundacional de diversas comunidades cristianas y el anfitrión de los primeros siete Concilios de la Iglesia. El habló de cómo estaba siguiendo los pasos de sus predecesores Beato Pablo VI, San Juan Pablo II y Benedicto XVI. También recordó cómo San Juan XXIII sirvió allí como Delegado Apostólico antes de convertirse en Papa. Teniendo estas experiencias en común, el Santo Padre pidió por un diálogo muy necesario, encaminado a fomentar la comprensión mutua. Sin embargo, señaló que, el Medio Oriente ha sido por mucho tiempo un teatro de guerras fratricidas, que sólo se han traducido en un aumento de la violencia y dado paso a nuevas guerras. Esta situación se puede cambiar por algo mejor con la ayuda de Dios y con el coraje de negociar por una paz duradera. El fanatismo y el fundamentalismo, dijo el Papa, deben ser contrarrestados con la solidaridad de todos los creyentes, basado en tres pilares: 1) el respeto por la vida humana y la libertad religiosa; 2) el compromiso de garantizar una vida digna para todas las personas; y 3) el cuidado del entorno natural. Esta solidaridad dirigirá recursos no a las armas y el poder militar, sino a las batallas más nobles contra el hambre y la enfermedad, la protección del medio ambiente y el alivio de las muchas formas de pobreza que existen. El Papa agradeció al pueblo y al gobierno de Turquía por acoger a tantos refugiados, sobre todo de Siria e Irak, y pidió a la comunidad internacional  ayudar a Turquía en el cuidado de esos refugiados.

No menos importante, fue la firma del Papa Francisco junto con el Patriarca Ecuménico Bartolomé en la declaración, que busca la colaboración mutua hacia el restablecimiento de la plena comunión, así como la celebración litúrgica de la fiesta de San Andrés, patrón de la Iglesia Ortodoxa de Constantinopla. El Papa señaló que había pasado cincuenta años desde que el Papa Pablo VI y el patriarca ecuménico Atenágoras se reunieron en Jerusalén, marcando el comienzo de un diálogo serio entre las dos iglesias en el camino hacia la reconciliación. Ambas iglesias, reconoció el Papa, tienen que preservar y no sólo soportan mutuamente sus tradiciones litúrgicas y espirituales, sino sus disciplinas canónicas también. Además, declaró que la plena comunión no puede significar la sumisión  de una a la otra o la asimilación de una en la otra. Más bien, lo que debe preocuparnos más es un “amor fraternal que exprese el vínculo espiritual y trascendental que nos une como discípulos del Señor.” Las voces que llaman a las dos Iglesias a vivir este discipulado plenamente, añadió el Pontífice, proviene de los pobres que sufren de una globalización de la indiferencia, las víctimas de los conflictos cuya paz la han despojado los actos de violencia y los jóvenes que viven sin esperanza por la falta de testimonio del verdadero humanismo que viene del Evangelio y de la Iglesia con años de experiencia.

Reconozcamos el profundo deseo del Papa y del Patriarca para un mayor acuerdo mutuo que nos debe animar a todos nosotros en nuestra oración y en nuestro diálogo cuando nos acercamos a nuestra celebración anual de la Octava por la Unidad de la Iglesia del 18 al 25 enero.

Quizás la imagen más perdurable de esta visita fue el Papa Francisco colocando su cabeza en el hombro del Patriarca Bartolomé pidiendo una bendición para él y para la Iglesia en Roma. Para mí esto simboliza la buena voluntad que existe entre los hermanos que, a pesar de los graves obstáculos que encuentran en su camino, desean cumplir con la esperanza de Jesús de “que todos sean uno”. ¡Que ese mismo deseo esté en nosotros, mientras se observa la Octava por la Unidad de la Iglesia!

¡Dios los Bendiga!

Tags:

Category: Solamente Jesus

Comments are closed.