¿Dónde está Dios?

| Father Charles Lachowitzer | May 21, 2020 | 0 Comments

¿Dónde está Dios? Es una pregunta antigua. Desde Adán y Eva, como resultado del pecado original, nuestro mundo late con un corazón mortalmente defectuoso. Existe esa realidad siempre presente del pecado, la enfermedad, el sufrimiento y la muerte.

Por mucho que las fuerzas fuera de nuestro control contribuyan a una sensación de impotencia, cuando cedemos a la frustración y la ira, sólo nos entregamos a la desesperanza. Aunque nunca estamos sin esperanza, este es un momento de gran desafío que puede perturbar la mente y afligir el corazón.

Father Charles Lachowitzer

Father Charles Lachowitzer

Somos vulnerables y comparativamente débiles contra las fuerzas de la naturaleza. Sólo las fuerzas de la naturaleza humana actúan con elección consciente e intención deliberada. Nuestros primeros padres experimentaron la pesadilla de todos los padres y enterraron a un niño.

Fratricidio, genocidio, hambruna, plaga, guerra y todas las injusticias imaginables entrelacen todos los capítulos de la historia. Es a partir de cada lamento de dolor, que la pregunta “¿por qué?” abre la mente a la cuestión de Dios. ¿Hay un Dios? Y si lo hay, ¿dónde está Dios?

Incluso para los discípulos más devotos de Jesús, existe esa contemplación sobre dónde ver el poder de Dios en medio de la existencia de las tinieblas y las fuerzas del mal. La fragilidad de la vida es reclamada por el mayor poder de Dios, con una oración sincera, para ser liberada de todo mal.

A menudo uso en la predicación de dos imágenes diferentes para reflexionar sobre la presencia y el poder de Dios cuando ambos parecen ausentes. Uno es un interruptor de luz. El otro es un conjunto de básculas de pesaje. Primero el interruptor de luz. Imagínate entrar en una habitación y está oscuro. No buscamos un interruptor para apagar la oscuridad, sino que buscamos un interruptor para encender la luz.

Espiritualmente, se nos recuerda que no hay interruptor para apagar la oscuridad. Jesucristo mismo sufrió y murió en la cruz, no para quitarle las tinieblas del mundo, sino para ser la luz a través de ella.

Desde el principio de la creación, Dios dio luz el poder sobre las tinieblas. Incluso en un charco de agua en lo profundo de una cueva donde ha estado oscuro durante tanto tiempo los peces son ciegos, un visitante sólo necesita sostener una vela encendida y que la antigua oscuridad huye.

Con el surgimiento del Hijo en la mañana de Pascua, la oscuridad no tiene poder en la presencia de la luz. Dios escucha con amor todas las oraciones, pero nosotros mismos podemos ir más allá de la oración para “apagar las tinieblas!” y en su lugar orar por la luz de Cristo que nos guía a través de ella.

Cuando nos bautizamos, fuimos proclamados como “hijos de la luz”. Por medio de la presencia del Espíritu Santo, todavía tenemos esa llama de fe ardiendo en nuestros corazones. Es una luz interior que brilla en el camino hacia Jesús, luz del mundo. Estamos llamados a iluminar a los que están en su hora más oscura.

La segunda imagen es un conjunto de básculas de pesaje. Esta imagen ha sido utilizada durante mucho tiempo en el sistema legal para la justicia. También es una imagen bíblica para la injusticia humana, cuando el vendedor fija pesos para engañar al comprador de una medición justa.

Como imagen espiritual, a un lado de la escala, está el peso del pecado, el sufrimiento y la muerte. Somos impotentes para levantarlo de la báscula. Es una roca grande e incluye todo lo que está mal, falso y malvado.

Añadir a este peso la pesadez que la muerte trae a este lado de la escala. Somos demasiado débiles para arrastrarlo por nuestro camino de peregrinación. Por nuestra cuenta, no tenemos mayor peso para equilibrar esa escala.

¿Dónde está Dios? Al otro lado de la escala. La más pequeña de las alegrías, un mero guijarro, es dada por Dios la gracia de gran peso. En este lado de la escala, Dios toma la cruz de Jesucristo y la piedra laminada para contrarrestar el otro lado y su carga de dolor con la alegría de la fe. Cuando las escamas están equilibradas, podemos avanzar a lo largo del camino de peregrinación.

Por lo tanto, encienda una vela y busque las pequeñas alegrías cada día. Sé una luz para los demás. A través incluso de los más pequeños actos de fe, esperanza y amor, sean un guijarro en el lado de Dios de la báscula de pesaje. En la luz y a través del peso de la gracia, aquí es donde está Dios.

Tags:

Category: Solamente Jesus