Con la esperanza del pueblo de resurrección, apoyemos el Dorothy Day Place

| Archbishop Bernard Hebda | April 20, 2017

A las seis de la mañana de un sábado húmedo y caluroso en el mes de julio el año pasado, fue cuando visité el Dorothy Day Center, apenas desde la empinada de nuestra Catedral de Saint Paul, donde habían 250 desamparados — hombres, mujeres, ancianos, discapacitados y enfermos — que se levantaron con las luces brillantes y con una voz penetrante diciendo: “buenos días damas y caballeros, es hora de levantarse. Cerraremos pronto.” Los sonidos y las caras de desconsuelo de estos siervos de Dios, nuestros hermanos y hermanas, haciendo el esfuerzo para levantarse del suelo repleto de colchonetas, apenas unas pulgadas aparte, me hizo estremecerme a la vez que ellos se armaban de valor para iniciar otro día en las calles, la mayoría de ellos sin esperanza ni oportunidad.

Como me lo explicó esa mañana Tim Marx, presidente de Caridades Católicas de Saint Paul y Minneapolis, nunca se tuvo la intención de que el Centro Dorothy Day fuera un lugar en el que la gente pasaría la noche.  Funcionaría para servir comidas y para conectar a las personas con las oportunidades; pero al aumentar la cantidad de desamparados, el Centro desempeñó un papel más amplio las veinticuatro horas del día, los siete días a la semana y los 365 días del año; convirtiéndose en el “lugar de emergencia” para los necesitados. Finalmente en 2011 ya no había suficiente lugar y los campamentos brotaron en las calles de las afueras. Era una crisis de la comunidad, y desde entonces Caridades Católicas ha sido la líder en respuesta de la comunidad — con una visión nueva llamada Dorothy Day Place.

Dorothy Day Place no es solamente un centro mejorado para pasar la noche o ser un refugio de emergencia. Como lo explicó Tim, su visión es brindar un grupo de programas integrados, dentro de dos edificios distintos, para implementar estrategias que funcionan para prevenir y solucionar el desamparo.  Utiliza la experiencia de Caridades Católicas con programas ya en existencia tales como el programa Higher Ground Minneapolis, el cual también visité el año pasado en el mes de julio.

A diferencia del antiguo Dorothy Day Center, Higher Ground Minneapolis ya ofrecía camas de litera dignas para la gente, en un entorno limpio, con espacio y con esperanza, incluyendo acceso a casas apartamento permanente dentro del mismo edificio. Me sentí conmovido cuando un residente que vio mi vestimenta de miembro del clero me pidió que le diera la bendición, y me emocioné también cuando me presentaron a un grupo de residentes y voluntarios que regresaban de ir a correr por la mañana como parte de un programa de salud y bienestar. Estoy contento que el nuevo Dorothy Day Place implementará las estrategias usadas en el Centro de Oportunidades de Minneapolis, el cual proporciona comidas saludables, entrenamiento para trabajos, auxilio para vivienda, cuidado de salud y servicios para veteranos. Todavía me siento tan agradecido con todos los voluntarios que conocí ese día, quienes han pasado su sábado por la mañana preparando y sirviendo comida allí.

El nuevo Dorothy Day Place combina elementos del Higher Ground Minneapolis — con un refugio digno y vivienda permanente— y con el Centro de Oportunidades de Saint Paul. La primera parte de las nuevas instalaciones —de Higher Ground Saint Paul — abrió sus puertas en enero, para dicha de las 473 personas que ahora descansan dignamente por la noche, muchos de ellos en su propio hogar por primera vez en años. Podemos estar orgullosos y agradecidos que esta Semana Santa ninguno pasará la noche en una colchoneta delgada en el piso en el viejo Dorothy Day Center.

Pero todavía queda mucho por hacer. La segunda parte del proyecto — el Saint Paul Opportunity Center y algo de vivienda adicional, que se llamará Dorothy Day Residence — todavía necesita terminarse. Mientras que los líderes de la comunidad han recaudado millones de dólares dentro del sector privado, la intensión que se tenía era que fuera un colaborativo público-privado, sin embargo el componente público de alguna manera se ido tardando en llegar. Me dio alegría enterarme que los fondos públicos están siendo considerados en el legislativo durante esta sesión como parte del proyecto de ley para inversión pública. Y tengo la esperanza de que este financiamiento decisivo se haga realidad al hacer saber nuestro apoyo.

Durante esta Semana Santa celebraremos la esperanza y la renovación de Nuestro Señor Jesús resucitado, el mismo Dios que prometió compartir su victoria con aquellos que responderían a nuestros hermanos y hermanas más necesitados. Si se completa el nuevo Dorothy Day Place se nos bendecirá con la oportunidad de ofrecer esperanza y la renovación del Señor con algunos de los miembros más vulnerables de nuestra comunidad.

En el espíritu de la Semana Santa, los invito a que se unan a mí en actitud solidaria con aquellos que pueden hacer que la fase final del Dorothy Day Place sea una realidad, exhortando — al Gobernador Mark Dayton y a nuestros legisladores — para que se financie completamente el nuevo Dorothy Day Place durante esta sesión de la legislatura.

Tags:

Category: Solamente Jesus

Comments are closed.