La Iglesia, los jóvenes y el papel de los padres

| Bishop Andrew Cozzens | September 28, 2017 | 1 Comment

Como católicos, tenemos que alarmarnos por las estadísticas que muestran cuántos de nuestros jóvenes están dejando la Iglesia. Los investigadores dicen que ahora casi la mitad de nuestros jóvenes salen de la Iglesia después de la escuela secundaria y algunos dicen que solo el 7 por ciento de los milenios católicos aún practican activamente su fe hoy — lo que significa que asistirán a misa semanal, y dicen que su fe es “extremadamente” o “muy” importante. Estamos en peligro de perder una generación de católicos.

Hay muchas razones que la gente apunta a esta triste verdad, pero también hay una investigación importante que apunta a la solución. Christian Smith, de la Universidad de Notre Dame, estudia esta cuestión desde hace años, y sus estudios apuntan a un factor claro que determina estadísticamente si los jóvenes se quedarán o no en la Iglesia cuando sean adultos: los padres. El mayor predictor de si los jóvenes practicarán la fe cuando entran en la edad adulta es el grado de compromiso religioso de sus padres.

Los resultados de sus diversos estudios son dramáticos. Sus estudios demuestran que no basta con que los padres simplemente practiquen su fe, y mucho menos para practicarla intermitentemente. Los jóvenes que permanecen en la Iglesia dicen que su familia hablaba regularmente de temas religiosos en el hogar, que la fe era “muy importante” para su familia y que ellos mismos estaban regularmente involucrados en actividades religiosas. Estos padres veían su propia fe no como algo que ocasionalmente hacían, sino quiénes eran.

Solía ??ser el caso de que era suficiente para traer a sus hijos a la escuela católica o programa de educación religiosa para que ellos comiencen a recibir la fe católica. Hoy en día hay muchos más retos para ser un creyente, ya que la cultura que los jóvenes encuentran no ve el mundo desde una perspectiva cristiana. Los estudios demuestran que a menos que los padres hayan creado una cultura católica en el hogar, los niños sucumbirán a la manera no cristiana de nuestra sociedad de ver el mundo cuando se convierten en adultos. La parroquia, la escuela y el programa de la juventud son todos útiles, pero la influencia religiosa de los padres es la condición de posibilidad para otras influencias.

Esto significa que los padres deben ser capaces de ser testigos de la importancia de su relación personal con Jesús y por qué eligen seguir las enseñanzas de la Iglesia. También significa que deben ser intencionales en la entrega de esta fe, no solo llevando a los niños a la misa todos los domingos, sino hablando de la fe en casa, rezando juntos como una familia y dando testimonio creíble a una visión católica del mundo. La buena noticia es que si lo hacen, las posibilidades de que sus hijos practiquen la fe cuando crecen son alrededor del 90 por ciento. La mala noticia es que si no lo hacen, las posibilidades de que sus hijos practiquen la fe cuando crezcan son alrededor del 20-30 por ciento.

Smith y su colega Justin Bartkus dan ejemplos de cómo las familias tienen éxito en la entrega de la fe. Localizan cuatro aspectos esenciales:

  1. Los padres exitosos son capaces de dar su propia narrativa sobre por qué su fe es importar a ellos — “el por qué.”
  2. Son intencionales sobre el establecimiento de una cultura religiosa en el hogar y evitar el piloto automático con el fin de lograr estos objetivos — “el cómo.”
  3. Ellos dan un buen contenido, lo que significa que exponen a sus hijos a prácticas, relaciones y experiencias religiosamente significativas —“el qué.”
  4. Ayudan a sus hijos a interpretar el mundo a través de los ojos de nuestra fe.

Así, los niños no están simplemente expuestos al contenido religioso, pero empiezan a comprender su significado central en la vida de sus padres y en sus vidas. La fe católica se convierte en una realidad profunda que cotidianamente forma un hogar y la lente a través de la cual interpretamos los acontecimientos de nuestras vidas.

El desafío de transmitir la fe a la siguiente generación se ha vuelto más difícil en nuestra época. Pero este desafío realmente nos lleva de nuevo al corazón del Evangelio. Al leer el Evangelio, encontramos muchas maneras en que Jesús nos llama a colocarlo primero, amándolo y sirviéndole en nuestra vida cotidiana. Él nos manda “amar al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente; y tu prójimo como a ti mismo “(Lc 10, 27). Si hacemos estas cosas intencionalmente con nuestros hijos, ellos también crecerán deseando amar y servirle.

 

Tags:

Category: Only Jesus

  • Charles C.

    Nice going, bish. That was profound, bold, and true.

    The vital, essential, role of the parents in passing on the Faith (as well as civic virtue, and love of learning) can’t be emphasized enough. Unfortunately, as you point out those roles are being ignored and the results are horrendous.

    That may well be the solution to most of our problems. Don’t worry as much about “global warming,” North Korea, and the 2016 elections, instead worry about your home, your children, and the faith you bring to them. Dedication to them will create a better world.