¡Gracias a Dios por la vida y el amor!

| Father James Adams | July 20, 2017 | 0 Comments

Father James Adams

¡El regalo más grande del amor de Dios es estar siempre abiertos a la vida! Por eso, la Planificación Natural de la Familia está siempre abierta a la vida y mantiene la vida y al amor siempre juntos. Esta es la buena nueva de nuestra fe en Jesús, que la Iglesia proclama a todos los matrimonios, sobre todo en la preparación y cuidado de las parejas a medida que ellos empiezan y crece su familia.

Cada pareja está llamada a amar como Dios ama. Este amor divino es un don total, no solamente parcial. Por lo tanto, al promover la Planificación Natural de la Familia, estamos promoviendo una entrega total, plena y completa de los cónyuges entre sí. Sabemos que la Planificación Natural de la Familia (PNF) NO es el viejo método del ritmo o solamente el proceso del Calendario, sino más bien una manera hermosa en que ambos, hombre y mujer, trabajan juntos para discernir el plan de Dios para su familia.

Otros métodos artificiales de planificación familiar, en su mayoría, funcionan solo para la mujer en lo que se refiere a los deseos de la pareja. La PNF es siempre una comunicación con nuestro íntimo amigo y Salvador Jesús. Al hablar con Él cada día, la pareja discierne, “es Dios quien nos llama la posibilidad de tener un niño en este momento o no.” Si no, entonces juntos como pareja ven el milagro en el cuerpo de la mujer que ha sido construido con períodos fértiles e infértiles durante el mes. La pareja, con la gracia de Dios, entonces busca abstenerse de las relaciones durante el período fértil mientras mira al otro de manera creativa y de sacrificio. La clave es entender lo que Dios quiere… y con confianza total entender que esta es la mejor decisión para todos nosotros. Si no tenemos esta confianza, entonces nuestra voluntad es lo único que importa… y cualquier cosa que se encuentra en el camino es un problema. Por ejemplo, si una pareja queda embarazada mientras no “quieren” un bebé, si ellos no están abiertos a la voluntad de Dios, entonces el bebé se convierte en un “problema” para ellos. Sin embargo, la vida es siempre un regalo, siempre es un milagro y siempre debe ser acogida y amada. Ninguno de los que estamos leyendo esto somos un “problema” ante los ojos de Dios, sino que cada persona tiene un valor infinito. Se nos han dado nuestras mentes y voluntades para cumplir y cooperar con Dios. Por lo tanto, la PNF nos ayuda a formarnos para poder contenernos y así podamos lograr una total entrega de nosotros mismos. Esto no mata la espontaneidad, pero a menudo puede significar que uno no está pensando totalmente en las necesidades y los deseos del otro y simplemente actuar por impulso.

La PNF recurre a la grandiosa dignidad de la otra persona que siempre debe de ser respetada y mantenida en comunicación. ¡Estamos llamados a la castidad antes y durante el matrimonio! Ser casto en una forma de amar con un corazón puro. Jesús nos anima a través de su Iglesia para que no tengamos miedo de abrir las puertas del corazón de par en par y siempre mantener la vida y el amor juntos para recibir todo lo que Dios tiene para nosotros. Vivir estas buenas noticias salvará al mundo… como vemos en los países de Europa que están en vías de desaparecer debido a que cada vez hay menos niños. “La iglesia que no está llorando… está muriendo.” Gracias a Dios, a mamá y papá por su amoroso SI a mi vida. Dios los bendiga, Rev. James Adams.

Tags:

Category: The Local Church